Los Fundadores de esta obra del Señor, fueron Martha Robin y el padre Georges Finet.

Martha Robin

Martha Robin nace el 13 de marzo 1902 en Châteauneuf de Galaure (Francia). Sus padres eran humildes campesinos, no practicantes. En 1918, tuvo una enfermedad aterradora. Durante 10 años, esperanzas de curación y recaídas desesperantes se suceden. En el 1927, está totalmente inmovilizada, sin perspectiva del porvenir.
En el año 1928, su vida cambia. Sacerdotes de paso en la parroquia del pueblo, llegan a visitarla. Ella se confiesa y comulga.

Marta Robin
Venerable Marta Robin, fundadora de los Foyers de Charité

¿ Qué paso en este día ?
Martha no contará nunca lo que vivió interiormente, pero su vida conoció un viraje decisivo. Comprendió que sus sufrimientos, vividos con Dios y ofrecidos, pueden ser fecundos. “Después años de angustia, después de muchas pruebas físicas y morales, me atreví, y escogí a Cristo” decía ella.

Martha obtenía de la oración, de la Eucaristía y de una intensa unión a Dios, una fuerza inexplicable y una irradiación que atrajeron los que se acercaban a ella. Su unión a Dios se volvió tan grande que ella está asociada a los sufrimientos de Cristo en su Pasión y que la volvió a vivir en su propia carne. Su vida con Dios no le impide ser profundamente humana, acogedora con cada uno. No dejó ver nada de su sufrimiento, rezando y ofreciendo para las intenciones conocidas y secretas que le fueron confiadas, con sensatez y humor, lo que asombraba sus visitadores.

Martha Robin trabajó, en su lugar, para la renovación de la Iglesia. Muchos sacerdotes y consagrados hallaron en ella lo que faltaba al discernimiento de su vocación y una ayuda en su compromiso.
Animó varios fundadores de comunidades nuevas. Era una pequeña campesina, llena de sensatez, de humor y de inteligencia de las cosas. Sabía plantear las buenas preguntas.
De todas culturas, de hombres y mujeres de todos los medios sociales, creyentes o ateos, llegaron numerosos para encontrar a Martha Robin. Existía un contraste sorprendente entre su humildad, su pobreza y su influencia. La casa de Martha Robin hoy sigue acogiendo a los visitadores, y se queda una casa abierta a todos, siempre viviente.
El 10 de febrero 1936 hubo un encuentro providencial entre Martha Robin y el Padre Georges Finet, de la diócesis de Lyon.
“Yo creía llevar a la Santísima Virgen y era ella quien me traía a mi.” Martha transmite al padre los deseos del corazón de Jesús para con su obra de los foyers de charité y le muestra cual seria su misión dentro de ella.
El primer Foyer de Charité fue fundado por él, del cual fue el Padre hasta el fin de su vida.

Cama de Martha
Martha recibe en su su pequeña pieza de la finca de “la Plaine”, dejada en oscuras para proteger sus ojos de la luz – más de 100.000 visitadores. Acompaña con su oración y sostiene todas las intenciones que le son confiadas.
Martha parte a la casa del Padre el 6 de febrero de 1981 Casi 7000 personas asistieron a sus funerales, signo de la asombrosa fecundidad de esta vida escondida y entregada a todos.

La habitación de Marta

Georges Finet

Fundador y Padre de los Foyer de Charité
Nacido el 6 de setiembre de 1898 en Cusset, bautizado y consagrado a la Santa Virgen el 8 de setiembre de 1898.
Se ordenò sacerdote el 8 de julio de 1923. Vicario en Oullins , después en el Primado de San Juan. Sub- director de la enseñanza libre de la diócesis de Lyon.
De su encuentro con Marta Robin, el 10 de febrero de 1936, nace el primer Foyer de Charité en Chateauneuf de Galaure. Padre espiritual de Marta.
El reencuentra a su Señor el sábado Santo 14 de abril de 1990.

Padre George Finet

Palabras repetidas por el Padre Finet

  • Sean fieles, fieles, fieles!
  • Dios da a quien da, Dios se da a quien se da, Dios perdona a quien perdona.
  • La Santa Virgen es una madre que se ocupa personalmente de cada uno y de cada una de sus hijos.
  • Muchos no comulgaran jamas a Cristo, de otra manera que a través de ustedes.
  • Hay que ocuparse del mañana pero no hay que preocuparse.
  • Mi Dios, haz que yo vea lo que tu ves, que yo quiera lo que tu quieres, que yo haga lo que tu quieres.
  • Poco a poco! Poco a poco! Poco a poco!
  • El Amor solo tiene valor de eternidad.
  • Cuando uno cesa de testimoniar, uno cesa de ser cristiano. Abba Padre, Mi Padre, Nuestro Padre!