Desde la primera visita del Padre Finet a Martha Robin y la creación del primer
Foyer de Charité en Chateauneuf de Galaure, más de 75 otros Foyers se fundan en América, África y Asia.

Las palabras recibidas por Martha Robin sobre la Obra de los Foyers de Charité nos parecen cada vez más reales:

“Obra espléndida que El quiere realizar aquí a la Gloria del Padre, para la extensión de su reino en toda la Iglesia y para la regeneración del mundo entero por la enseñanza religiosa que ahí será dada y donde la acción sobrenatural y divina se extenderá en todo el universo…
Ahí yo me reservo una multitud de incomparables gracias…Las mismas maravillas que en los primeros días de mi Iglesia, allí se reproducirán y más grandes aún.
Mi Santísmima Madre, será la Reina gloriosamente amada y escuchada en ese Foyer de mi Amor que Ella misma conducirá.
Si yo quiero hacer aquí algo nuevo y muy grande para nuestra gloria…
La creación de la Obra será el refugio de grandes miserias humanas que vendrán a recibir consuelo y esperanza… La casa de mi Corazón abierta a todos’’